Temas etiquetados como: ‘rne’

Las dietas milagro no estimulan una pérdida de peso saludable

25 septiembre, 2015

FM - cabecera 2015

 

  • Se anuncian como una forma rápida y eficaz para perder peso a corto plazo, pero pueden ser contraproducentes para la salud.
  • Adelgazar de manera saludable se consigue a través de una alimentación variada, basada en consumir más de un grupo de alimentos y evitar el exceso de otros.

Con la llegada de septiembre, llega el momento de fijarse nuevos retos y objetivos para el curso que comienza, y el que no falta en cualquier agenda es el de la pérdida de peso tras los excesos veraniegos. Adelgazar de forma rápida se convierte en una meta a corto plazo, y para conseguirlo existen todo tipo de soluciones, entre las que se encuentran las denominadas “dietas milagro”.

Desde el área de Nutrición de FIAB se explica que este tipo de dietas se anuncian como una forma rápida y eficaz de perder peso sin ningún riesgo para la salud, pero la realidad es que pueden provocar serias complicaciones en el organismo. En este sentido, la nutricionista Lucia Bultó, afirma que “pueden llegar a ser contraproducentes o nocivas porque suelen ser muy desequilibradas”.

Existen muchas variantes de este tipo de dietas milagro: disociativas, líquidas, monodietas y excluyentes, entre otras muchas. Sin embargo, éstas no son recomendables si se quiere conseguir adoptar unos buenos hábitos alimentarios.

La doctora Bultó afirma que los buenos hábitos alimentarios se pueden adquirir de forma paulatina utilizando el sentido común: “Aumentar la actividad física y diferenciar bien lo que son las comidas diarias de los alimentos esporádicos, que no son tan saludables, ya que el consumo de éstos de manera cotidiana se convierte en una de las principales causas de engordar”.

En definitiva, la solución para estimular una pérdida de peso saludable es a través de una dieta equilibrada donde estén presentes todos los grupos de alimentos. Según la nutricionista, en nuestro día a día hay que intentar reducir los aliños para que las ensaladas no se conviertan en calóricas, así como priorizar el pescado a la carne. “También es muy importante merendar para que las cenas sean muy ligeras y realizar una actividad física diaria’’, añade.

Precisamente una alimentación variada y equilibrada es lo que promueve FIAB a través de su campaña “Licencia para comer”, con la que pretende acabar con los falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que cuenta con su propio espacio en Radio 5 Todo Noticias de RNE. En este sentido, los expertos recuerdan las recomendaciones fundamentales para mantener una alimentación sana y equilibrada: mantener las cinco comidas al día, evitar estar más de cuatro horas en ayunas, aumentar los alimentos de origen vegetal y disminuir aquellos de origen animal.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!

El equilibrio en la alimentación y la actividad física ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares

17 julio, 2015

FM-cabecera11

  • La dieta mediterránea va más allá de una simple combinación de alimentos, ya que es una forma de vida que refleja una cultura
  • Seguir este estilo de vida ayuda a proteger el corazón, el cerebro y a evitar complicaciones vasculares
  • El sedentarismo es un factor determinante en el índice de obesidad de la población

En los últimos años hemos asistido a un incremento de los índices de sobrepeso entre la población española, que afecta sobre todo a los más jóvenes. Los expertos vinculan este problema a la importación de los modelos de alimentación anglosajones que alejan a la sociedad de los hábitos de vida saludables, tradicional en los países mediterráneos, que éstos contemplan para evitar la aparición de enfermedades.

El patrón mediterráneo va más allá de una simple combinación de alimentos, pues se convierte en una forma de vida que refleja nuestra cultura. Se caracteriza por una composición equilibrada y completa de alimentos frescos y de temporada. Según las explicaciones de Ramón Estruch, miembro del Comité Directivo del Ciber de Obesidad y Nutrición (CIBERobn), “es un patrón en el cual hay una serie de alimentos que se deben consumir a diario, y tal vez se centra en tres alimentos clave: uno es el aceite de oliva, otro el vino acompañando a las comidas y, por último, la pasta y el pan”.

En esta línea, Estruch suma también a esta dieta las cinco raciones de fruta y verdura que se deben tomar al día, así como el pescado y la ingesta de carne blanca, principalmente el pollo y el conejo. Por último, destaca la importancia de “combinar todo ello con ejercicio físico”, concluye el experto.

Seguir este estilo de vida ayuda a proteger el corazón, el cerebro y a evitar las complicaciones vasculares. Esto es lo que ha demostrado, por ejemplo, el estudio Predimed, publicado en 2013 por “The New England Journal of Medicine”, cuyo objetivo era averiguar si los hábitos alimenticios suplementados con aceite de oliva y frutos secos son más saludables que una alimentación baja en grasas. El resultado fue claro: una alimentación equilibrada y variada ayuda a evitar problemas cardiovasculares. En este sentido, Estruch, colaborador en ese estudio, explica que una de las principales conclusiones fue que “este tipo de alimentación ayuda a evitar el infarto de miocardio, los ictus y los accidentes vasculares cerebrales con la misma eficacia que los fármacos; pero además cuenta con la ventaja de que no posee efectos secundarios”.

Por su parte, según Carolina Muro, responsable de Nutrición y Salud de FIAB, “a pesar de que esta forma de alimentarse tiene un enorme impacto positivo sobre la salud, lo cierto es que en los últimos años ha disminuido el número de personas que la siguen”. “Este patrón alimentario incluye la necesidad de combinar inexcusablemente ejercicio y alimentación variada y equilibrada como el mejor binomio en la lucha contra la obesidad”, indicó la experta.

En opinión de Ramón Estruch, esto se debe a que “estamos importando el estilo de vida anglosajón, que también tiene sus ventajas, pero que no puede considerarse uno de los más saludables, por lo que habría que tomar medidas para evitarlo en la medida de lo posible”.

Por tanto, no se trata solo de una forma de comer, sino que es parte de una cultura que se ha transmitido de generación en generación y que debemos mantener, ya que sus ventajas sobre la salud son innumerables. Precisamente acciones como ésta son promovidas por FIAB a través de su campaña “Licencia para comer”, enfocada a acabar con falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que tiene su propio espacio en Radio 5 Todo Noticias.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!

Los alimentos procesados permiten ampliar su perdurabilidad, seguridad y calidad

10 julio, 2015

FM-cabecera11

El desarrollo tecnológico ha permitido al ser humano desarrollar técnicas no sólo para facilitar la alimentación, sino que también sirven para conservar los productos, procesarlos y consumirlos más tarde. En los últimos años han surgido innovaciones más sofisticadas que han permitido realizar procesos más modernos e industriales como por ejemplo el secado, el enlatado o el escabechado. Sin embargo, en ocasiones se suele pensar que el aporte vitamínico de los productos desaparece por someter a los alimentos a estos tratamientos, aunque esta creencia no sea del todo cierta.

Según expone María Serrano, nutricionista y profesora investigadora en la Universidad San Pablo CEU, uno de los principales objetivos principales en cualquier proceso tecnológico aplicado a los alimentos “es eliminar los patógenos para garantizar la salud de los consumidores, aumentar la vida útil de los alimentos y mejorar sus características organolépticas, es decir, aquellas que percibimos a través de los sentidos”.

Por tanto, someter los alimentos a estos procesos es totalmente necesario para poder eliminar los microorganismos, prolongar la conservación de los mismos y conseguir desarrollar características más específicas del producto. Ahora bien, esto no significa que alguno de estos tratamientos, como por ejemplo el cocinado, pueda alterar el valor nutritivo original. En este sentido, la nutricionista explica que “las vitaminas liposolubles como la A, D o E son bastante estables; sin embargo las vitaminas hidrosolubles como la B1 o la C se pierden por el calor”.

Del mismo modo en el que pueden llegarse a perder algunas propiedades del producto, las técnicas de procesado también contribuyen a enriquecer los mismos con otros nutrientes, mejorando su valor nutricional original y proporcionando una mayor digestibilidad. Carolina Muro, Responsable de Nutrición y Salud de FIAB, defiende que “en algunos casos los alimentos procesados pueden ser igual o más nutritivos que los frescos”.

En este sentido, María Serrano enumera alguno de los métodos que ayudan a este enriquecimiento de nutrientes, como por ejemplo la fortificación que, según explica, “consiste en adicionar uno o más nutrientes a un alimento o bebida de manera que contengan más cantidad que previamente al sometimiento a dicho proceso”. Esto explica por qué actualmente numerosos productos contienen un valor añadido de vitamina C, folatos, calcio o yodo, por ejemplo.

En definitiva, los alimentos procesados son el resultado de una mejora continuada tanto en las técnicas usadas como en la tecnología de la que disponemos para desarrollar las mismas y conseguir de esta manera “alimentos más perdurables, seguros y de mayor calidad”, según afirma Carolina Muro.

Aclarar conceptos con éste es lo que busca FIAB a través de su campaña “Licencia para comer”, enfocada a acabar con falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que tiene su propio espacio en Radio 5 Todo Noticias.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!

Las dietas macrobióticas pueden provocar deficiencias de proteínas, hierro y calcio

3 julio, 2015

FM-cabecera11

  • Estas dietas se basan en la eliminación progresiva de alimentos de origen animal. Finalmente se consume únicamente derivados de cereales integrales, frutas, legumbres y en ocasiones pescado.
  • Excluir un grupo de alimentos siempre conlleva un riesgo, que puede ser ligero o mucho más grave.

Un hecho cierto es que en los últimos años la filosofía y el estilo de vida oriental han ido ganando adeptos en el mundo occidental. Por ello, es cada vez más frecuente observar en nuestra cultura hábitos que provienen de las teorías budistas o taoístas. De este modo, algunas prácticas de esta forma de vida se convierten en tendencia. Un claro ejemplo de ello son las dietas macrobióticas, que tanto las revistas como los personajes relevantes de la crónica social anuncian como la panacea para conseguir estar saludables tanto por fuera como por dentro.

Según afirma Carolina Muro, Responsable de Nutrición y Salud de FIAB, estas dietas se basan en el principio taoísta del Ying y el Yang que representan la dualidad de todo lo que existe en el universo. Partiendo de esta premisa, las dietas plantean una serie de diez etapas en las que se van eliminando progresivamente los alimentos de origen animal.

En este sentido, Carmen Cuadrado, Profesora del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, añade que estas dietas de origen vegetariano se basan principalmente en “el consumo de alimentos del grupo de los cereales, siempre y cuando sean integrales, algunas frutas, legumbres, una sopa de miso, que es un derivado de la soja, y en ocasiones algo de pescado”.

Como se apuntaba anteriormente, las dietas macrobióticas se fundamentan en la exclusión de algunos alimentos de forma paulatina. La nutricionista explica el proceso: “Primero se elimina la ingesta de carnes rojas, a continuación otras de diferentes clases, después el pescado y finalmente se prescinde de la leche, los huevos y otros productos de origen vegetal”. Además, asegura que en la última fase de la alimentación se llega al consumo exclusivo de arroz y cereales integrales así como de semillas y frutos secos, incluso llegando a limitar la cantidad de agua que se ingiere, en los casos más extremos.

Aparentemente esta dieta supone una ventaja para depurar nuestro cuerpo y conseguir con facilidad una pérdida efectiva de peso. Ahora bien, según advierte Carolina Muro, las dietas macrobióticas pueden llegar a ser un peligro para nuestra salud pudiendo provocar una deficiencia de proteínas, hierro y calcio.

Por este motivo, los nutricionistas advierten que un régimen basado en la homogeneidad siempre conlleva riesgos. Ambas expertas coinciden en que el equilibrio se consigue mucho más fácilmente a través de una alimentación variada, siendo éste “uno de nuestros axiomas básicos en dietética”, concluye Carmen.

Por tanto, los expertos insisten en que debemos “alimentar cuerpo y alma” de manera rica y variada. Precisamente esto es lo que promueve FIAB a través de su campaña “Licencia para comer”, enfocada a acabar con falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que tiene su propio espacio en Radio 5 Todo Noticias.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!

Las dietas milagro basadas en un único alimento estimulan la rápida recuperación del peso perdido

10 abril, 2015

FM-cabecera11

  • Los expertos aseguran que las dietas basadas en la ingesta de un solo alimento provocan un ‘efecto rebote’ que hace aumentar de peso
  • Estos regímenes agravan el riesgo metabólico, provocan desnutriciones proteicas y déficits en vitaminas y minerales

Se acerca el verano y empieza la preocupación por esos kilos de más aumentados durante el año, pero habitualmente nos inquietamos más por nuestra imagen que por la propia salud. La sociedad actual marca una serie de cánones estéticos y físicos que han fomentado la cultura de la delgadez. Esta moda ha dado pie a la proliferación de dietas milagro entre las que destacan aquellas basadas en la ingesta exclusiva de un solo alimento, lo que los expertos vienen a denominar dieta monoelemento un tipo de dieta milagro.

El secreto de estas dietas reside en atribuir a un único alimento propiedades casi mágicas que prometen rápidas pérdidas de peso. Al plátano, la manzana, las fresas o la piña, al pepino, la col, la alcachofa e incluso al pollo se le atribuyen erróneamente propiedades adelgazantes. Según advierte Carolina Muro, directora de la Unidad de Nutrición de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), “estas dietas prometen la ilusión de conseguir adelgazar de una manera rápida y sin apenas esfuerzo. De ahí el gran éxito que desde hace años tienen las dietas milagro, que no han dejado de incrementar su popularidad prometiendo una pérdida veloz y sencilla de peso”.

En opinión de Beatriz Beltrán de Miguel, doctora del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, “si consideramos que adelgazar es perder masa grasa y nuestro objetivo es mantener esa pérdida de grasa en el tiempo, las dietas monoelemento no nos ayudan. Yo diría lo contrario, que a veces incluso lo pueden dificultar. La alimentación es ante todo un proceso consciente, por eso una modificación en la dieta supone siempre un esfuerzo y un control. Adelgazar 5 kilos en 15 días supone un esfuerzo, y ya lo dice el propio calificativo de estas dietas, esto es un milagro”.

De esta forma, y pese a que en un primer momento el efecto inmediato de este tipo de dietas será perder peso, esto se debe simplemente a que implican una drástica reducción de nuestro consumo energético. Sin embargo, estas dietas favorecen una rápida recuperación del peso por el llamado ‘efecto rebote’. En este sentido, Carolina Muro advierte que “suponen un riesgo incuestionable para nuestra salud, ya que pueden agravar el riesgo metabólico, provocar desnutriciones proteicas y déficits en vitaminas y minerales, desencadenar trastornos del comportamiento alimentario o producir efectos psicológicos negativos”.

“Dietante crónico”

Los expertos sanitarios advierten que el principal problema relacionado con las dietas monoelemento residen en la figura del ‘dietante crónico’. La doctora Beatriz Beltrán de Miguel define este concepto: “son aquellos que enlazan una dieta de este tipo con otra. Sin tener en cuenta que con este tipo de dietas continuas podemos caer sin duda en carencias y deficiencias nutricionales que van a empeorar en primer lugar nuestra salud y en último lugar nuestra calidad de vida”.

Cualquier dieta basada en un único alimento será desequilibrada y eso perjudicará la salud de aquellos que decidan creer que un plátano, una piña, una col o una alcachofa van a ayudarles a perder peso y a mejorar su salud. “Por muy tentadora que les pueda resultar una dieta milagro, solo conseguirá una pérdida momentánea de peso a costa de su salud”, según explica la directora de la Unidad de Nutrición de FIAB. Precisamente la Federación  promueve la campaña “Licencia para comer”, enfocada a acabar con falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que cuenta además con un espacio propio en Radio 5 Todo Noticias de RNE.

La importancia de una dieta sana y equilibrada es la única forma de alimentación que se puede mantener en el tiempo y que puede además hacernos disfrutar. La doctora Beatriz Beltrán de Miguel esgrime que “una alimentación variada y moderada nos permite compaginar las tres facetas de una alimentación correcta, también cuando es el momento de perder unos kilos: ser saludable, ser placentera y estar adaptada a nuestros hábitos alimentarios. Como decía ya Grande Covián, hay que comer de todo y en plato pequeño, dando prioridad a las frutas, a las verduras y a las legumbres”.

Esta afirmación viene a apuntalar una de las máximas de la campaña “Licencia para comer” y que invoca Carolina Muro: “Es importante recordar que no hay alimentos buenos o malos, sino hábitos de vida saludables o poco saludables”.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!