Temas etiquetados como: ‘reforma fiscal’

Satisfacción ante la decisión del Gobierno de no subir el IVA en la reforma fiscal

20 junio, 2014

banda

  • Las organizaciones empresariales de la cadena agroalimentaria, comercio, distribución y hostelería valoran muy positivamente que el Gobierno haya desechado en la nueva reforma fiscal un incremento impositivo al igual que una reclasificación del IVA en los productos de alimentación, a la espera de conocer el texto definitivo.
  • Esta decisión supone un respiro para el conjunto del sector, que permitirá revitalizar el consumo, generar empleo y por ende, dinamizar la economía española.

 Cooperativas Agro-alimentarias, FIAB, PROMARCA, AECOC, ANGED, ACES, ASEDAS, CEC, FEHR y FEHRCAREM valoran muy positivamente que el Gobierno haya desechado la inclusión en la nueva reforma fiscal presentada hoy un incremento impositivo en los productos de alimentación y descartar, además, una reclasificación de productos, a la espera de conocer el texto definitivo de la norma.

Las organizaciones mencionadas agradecen que la Administración haya escuchado sus demandas durante los últimos meses, que ponían de manifiesto su rechazo hacia cualquier medida que implique una nueva subida del IVA, que sólo derivaría en unas consecuencias muy negativas sobre la confianza del consumidor y, por tanto, pondrían en riesgo la recuperación de la economía. Asimismo, se ponen a disposición del Gobierno y los partidos políticos para analizar el proyecto de reforma.

Estamos ahora ante una oportunidad para construir un sistema fiscal estable, seguro y atractivo para la inversión empresarial. Un modelo que ensanche las bases fiscales y ataje el fraude para incrementar los ingresos de la Administración sin necesidad de penalizar el consumo. La nueva normativa fiscal deberá tener entre sus objetivos el análisis del equilibrio fiscal y la eficiencia en la gestión del gasto y deberá reorganizar el actual sistema de tributos, deducciones y tasas estatales, autonómicas y locales. Y, por supuesto, un marco tributario que estimule el empleo, rebajando los costes y cotizaciones que pagan las empresas.

 

Además, aquí puedes descargarte la nota de prensa lanzada a medios al respecto.

El sistema agroalimentario, el comercio, la distribución y la hostelería consideran inasumible una nueva subida del IVA y animan a apoyar fiscalmente la incipiente recuperación

5 marzo, 2014

logos nota conjunta

  • Ante la fuerte escalada experimentada por los costes fiscales y regulatorios, los sectores ligados al consumo consideran inasumible cualquier modificación del IVA que afecte a productos básicos para los consumidores.
  • Los buenos augurios de la economía pueden quedarse sólo en eso, si se siguen incrementando los costes de las empresas.
  • La presión impositiva puede acabar con la recuperación incipiente del consumo tras más de 6 años ininterrumpidos de decrecimiento.

En un momento en el que la discusión económica se centra en las medidas para reindustrializar e incrementar el empleo, parecen contradictorias las medidas tomadas por el Gobierno en materia de fiscalidad ambiental, incremento de costes laborales (cotizaciones a la Seguridad Social), aumento de los costes eléctricos y la aparición de nuevas figuras impositivas autonómicas. Este tipo de medidas minan la competitividad del sistema agroalimentario y de los sectores ligados al consumo, que podría disminuir aún más con el incremento o reclasificación del IVA que parece vislumbrase, y que afectaría a muchos productos básicos para los hogares.

En este sentido, organizaciones empresariales y sindicales de la cadena agroalimentaria, comercio, distribución y hostelería (Cooperativas Agroalimentarias, FIAB; AECOC, ANGED; ACES; ASEDAS; CEC, FEHR, FEHRCAREM; CCOO FEAGRA, FITAG-UGT, UPA, COAG y ASAJA) denuncian la oleada de nuevos costes fiscales y regulatorios para su actividad. Así:

1. En materia de fiscalidad ambiental, destaca el impacto del impuesto de gases fluorados, utilizados en los procesos de refrigeración y mantenimiento del frío de los alimentos básicos, en un país cálido como España en el que no existe una alternativa viable. En el caso de la distribución se sitúa en una horquilla entre los 5.000 euros y los 30.000 euros por local. En el caso de la restauración hablamos de 1.000 euros/año por local.

2. En cuanto al impacto de la imposición sobre el empleo, derivado del RD 16/2013 de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, en su disposición adicional tercera incrementa los costes de las cotizaciones en conceptos que anteriormente estaban exentos. Sólo en el sector de la restauración en la Comunidad Autónoma de Madrid se han incrementado un 9% los costes laborales y supone 800 euros/año por trabajador para el conjunto de los sectores. En Hostelería, además del incremento de los costes salariales, significa la desaparición parcial o total de una de sus fuentes de ingresos: los vales de comida. El incremento de costes supone la desaparición del 40 por ciento del mercado de vales, y una pérdida de facturación en torno al 2,5%, con una consecuencia sobre el empleo de 12.000 puestos de trabajo.

3. La distorsionadora carga impositiva autonómica, que suman ya más de 70 tributos, genera altos costes económicos y de gestión que se estiman en 1.300 millones de euros. Si bien su importancia en términos de recaudación es mínima e insuficiente para corregir el problema del déficit (sólo representan el 1,6% de los ingresos de las CCAA), su impacto sobre la inversión y el empleo es muy dañino.

4. Junto a estas medidas, destaca el incremento de los peajes de acceso de las tarifas eléctricas marcados por la orden IET/1491/2013 en un promedio de 125%. Por lo que se refiere al regadío, la factura de la luz se ha encarecido en una media superior al 80%, con un incremento de los costes fijos –regulados- de más de un 1.000%. A esto hay que añadir la propuesta gubernamental sobre la cogeneración, que no solo paraliza este tipo de producción energética, sino que causa un grave quebranto a las inversiones realizadas en los últimos años.

Todas estas medidas están haciendo que la competitividad de las empresas españolas se reduzca poniendo en peligro la senda de la recuperación.

Respecto a la reforma fiscal, desde estas organizaciones ya hemos advertido al Ejecutivo que una reforma que se articule en base a incrementos impositivos que graven el consumo tendría un efecto devastador para los sectores. Además un nuevo incremento fiscal en estos bienes tendría un impacto muy negativo no sólo en los sectores representados, sino en la recuperación económica general, ya que un parón en el consumo podría arrastrar en cadena al resto de variables macroeconómicas.

En este sentido, el estudio que las organizaciones representantes de estos sectores encargamos al Centro de Estudios Económicos Tomillo (CEET), cuantifica el impacto que tendría un reposicionamiento de los tipos de IVA pasando los productos del tipo reducido (10%), al tipo general (21%), de la siguiente manera: una caída de la producción de 16.032 millones de euros; una destrucción de 155.295 puestos de trabajo; una disminución de ingresos públicos de -2.183 millones de euros, y un aumento de las prestaciones por desempleo de 556 millones de euros.

Por otro lado, tenemos los antecedentes de las subidas del IVA en 2010 y 2012, que a través de la serie histórica del Índice de Comercio Minorista (ICM), ofrecida por el INE, nos muestra que desde septiembre del 2012 –fecha de la última subida– la caída media del consumo en tasa interanual en los seis meses siguientes fue de un -6,7%. Esto supone un torpedo en la línea de flotación de la economía española, y pone en peligro la recuperación económica y el empleo.

Las organizaciones empresariales y sindicales que compartimos este diagnóstico representamos a sectores estratégicos para la economía española: producción e industria agroalimentaria, comercio, distribución y hostelería, cuya facturación global asciende a 370.000 millones de euros, representando más del 20% del PIB nacional y más de 5.000.000 de empleados.

Aquí podrás ver y descargarte la nota de prensa lanzada a medios de comunicación al respecto.

La urgencia de replantear la fiscalidad

2 octubre, 2013

fiscalidad expansion fiabArtículo de opinión de Horacio González Alemán, Director General de FIAB, publicado en Expansión el 2 de octubre de 2013.

En estos días en los que se están tramitando los Presupuestos Generales del Estado del próximo año y se trabaja en la reforma tributaria, el sector de alimentación y bebidas, y otros dependientes del gran consumo, seguimos con especial interés las propuestas del Gobierno.

Nuestro sector reacciona ante dos estímulos esenciales: consumo y confianza; dos premisas que responden no solo al esfuerzo de las empresas, sino también al marco impuesto desde las políticas públicas. Pues bien, si echamos una mirada atrás y analizamos los acontecimientos de los últimos meses, las medidas fiscales que se vienen proponiendo desde el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas no puede decirse precisamente que hayan ido en la línea más propicia.

La subida de los impuestos sobre bebidas con contenido alcohólico es buena muestra de un efecto encadenado (industria-distribución-hostelería y restauración), que provoca un círculo vicioso que nos aleja de la recuperación.

Tampoco aportan confianza – ni a las empresas, ni a los ciudadanos – los mensajes cruzados de distintas fuentes del Gobierno en torno a una hipotética subida del IVA. Como el propio Presidente del Gobierno ha reconocido recientemente en una entrevista de Wall Street Journal, la enorme presión fiscal que sufre nuestro país está castigando precisamente a las rentas más bajas y dañando el consumo, una de las claves de la recuperación económica. A ello podríamos añadir que un incremento del IVA daría al traste con cualquier viso de recuperación, afectando de lleno a sectores clave de nuestra economía como son la alimentación, la distribución comercial, la hostelería y la restauración, que suman una facturación global de 370.000 millones de euros, lo que equivale a más del 20% del PIB.

El Gobierno debe, pues, recapacitar muy seriamente sobre qué fiscalidad necesitamos para la salida de la crisis, un elemento que junto con la financiación para las empresas marcarán el ritmo y la intensidad de esa recuperación.

La reciente creación de un comité de expertos para desarrollar la futura reforma fiscal es un paso adelante y una oportunidad que las Organizaciones no queremos dejar pasar, colaborando con nuestras aportaciones para ayudar a construir esa la nueva política fiscal post-crisis.

Algunas premisas básicas en esta línea son ya conocidas: la necesidad de no castigar la actividad empresarial, la racionalidad del modelo, ordenar la tributación autonómica, reducir la tributación al consumo, incidir no sólo en los aspectos de los ingresos sino también en la calidad del gasto, el aumento de la base impositiva o la lucha contra el fraude; elemento clave señalado ya por la Comisión Europea en un informe en el que asegura que los países de la UE dejaron de ingresar casi doscientos mil millones de euros en concepto de IVA, por fraude fiscal durante 2011 (1,5 % del PIB europeo).

La suma de la cadena de valor con el apoyo de instituciones económicas, llevamos meses trabajando en este empeño, analizando la situación y explorando alternativas. Todo este ejercicio de análisis y búsqueda de soluciones ha desembocado en una serie de argumentos presentados al Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, con quien esperamos poder analizar al detalle el asunto próximamente.

Nuestra disposición va por delante, ahora le toca al Ministerio.