Temas etiquetados como: ‘dieta mediterránea’

El equilibrio en la alimentación y la actividad física ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares

17 julio, 2015

FM-cabecera11

  • La dieta mediterránea va más allá de una simple combinación de alimentos, ya que es una forma de vida que refleja una cultura
  • Seguir este estilo de vida ayuda a proteger el corazón, el cerebro y a evitar complicaciones vasculares
  • El sedentarismo es un factor determinante en el índice de obesidad de la población

En los últimos años hemos asistido a un incremento de los índices de sobrepeso entre la población española, que afecta sobre todo a los más jóvenes. Los expertos vinculan este problema a la importación de los modelos de alimentación anglosajones que alejan a la sociedad de los hábitos de vida saludables, tradicional en los países mediterráneos, que éstos contemplan para evitar la aparición de enfermedades.

El patrón mediterráneo va más allá de una simple combinación de alimentos, pues se convierte en una forma de vida que refleja nuestra cultura. Se caracteriza por una composición equilibrada y completa de alimentos frescos y de temporada. Según las explicaciones de Ramón Estruch, miembro del Comité Directivo del Ciber de Obesidad y Nutrición (CIBERobn), “es un patrón en el cual hay una serie de alimentos que se deben consumir a diario, y tal vez se centra en tres alimentos clave: uno es el aceite de oliva, otro el vino acompañando a las comidas y, por último, la pasta y el pan”.

En esta línea, Estruch suma también a esta dieta las cinco raciones de fruta y verdura que se deben tomar al día, así como el pescado y la ingesta de carne blanca, principalmente el pollo y el conejo. Por último, destaca la importancia de “combinar todo ello con ejercicio físico”, concluye el experto.

Seguir este estilo de vida ayuda a proteger el corazón, el cerebro y a evitar las complicaciones vasculares. Esto es lo que ha demostrado, por ejemplo, el estudio Predimed, publicado en 2013 por “The New England Journal of Medicine”, cuyo objetivo era averiguar si los hábitos alimenticios suplementados con aceite de oliva y frutos secos son más saludables que una alimentación baja en grasas. El resultado fue claro: una alimentación equilibrada y variada ayuda a evitar problemas cardiovasculares. En este sentido, Estruch, colaborador en ese estudio, explica que una de las principales conclusiones fue que “este tipo de alimentación ayuda a evitar el infarto de miocardio, los ictus y los accidentes vasculares cerebrales con la misma eficacia que los fármacos; pero además cuenta con la ventaja de que no posee efectos secundarios”.

Por su parte, según Carolina Muro, responsable de Nutrición y Salud de FIAB, “a pesar de que esta forma de alimentarse tiene un enorme impacto positivo sobre la salud, lo cierto es que en los últimos años ha disminuido el número de personas que la siguen”. “Este patrón alimentario incluye la necesidad de combinar inexcusablemente ejercicio y alimentación variada y equilibrada como el mejor binomio en la lucha contra la obesidad”, indicó la experta.

En opinión de Ramón Estruch, esto se debe a que “estamos importando el estilo de vida anglosajón, que también tiene sus ventajas, pero que no puede considerarse uno de los más saludables, por lo que habría que tomar medidas para evitarlo en la medida de lo posible”.

Por tanto, no se trata solo de una forma de comer, sino que es parte de una cultura que se ha transmitido de generación en generación y que debemos mantener, ya que sus ventajas sobre la salud son innumerables. Precisamente acciones como ésta son promovidas por FIAB a través de su campaña “Licencia para comer”, enfocada a acabar con falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que tiene su propio espacio en Radio 5 Todo Noticias.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!

La dieta mediterránea ya es patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO en siete países

10 diciembre, 2013

El Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO inscribió hace unos días en Bakú (Azerbaián) la Dieta Mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en Chipre, Croacia y Portugal.

De este modo, se suman a España, Grecia, Italia y Marruecos, que hicieron lo propio hace tres años, elaborando y presentando una candidatura conjunta coordinada a nivel técnico transnacional por la Fundación Dieta Mediterránea el 16 de noviembre de 2010. Se trata, así, de una candidatura abierta a la adhesión y participación del resto de Países del Mediterráneo que comparten este patrimonio cultural.

La Dieta Mediterránea es un patrimonio cultural inmenso y milenario, evolutivo, dinámico y vital en peligro. Sólo este reconocimiento internacional puede lograr la movilización necesaria para salvaguardarlo.

Según afirma la UNESCO, comprende un conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos.

El acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo. Es un momento de intercambio social y comunicación, y también de afirmación y renovación de los lazos que configuran la identidad de la familia, el grupo o la comunidad.

Además, añade que este elemento del patrimonio cultural inmaterial pone de relieve los valores de hospitalidad, buena vecindad, diálogo intercultural y creatividad, así como un modo de vida que se guía por el respeto de la diversidad. Por otro lado, desempeña un papel esencial de factor de cohesión social en los espacios culturales, festejos y celebraciones, al agrupar a gentes de todas las edades, condiciones y clases sociales.

También, asegura, abarca ámbitos como la artesanía y la fabricación de recipientes para el transporte, conservación y consumo de alimentos, como platos de cerámica y vasos. Las mujeres desempeñan un papel fundamental en la transmisión de las competencias y conocimientos relacionados con la dieta mediterránea, salvaguardando las técnicas culinarias, respetando los ritmos estacionales, observando las fiestas del calendario y transmitiendo los valores de este elemento del patrimonio cultural a las nuevas generaciones.

Sin duda, lo ocurrido hace unos días en Azerbaián confirma el reconocimiento internacional de una dieta como la mediterránea, símbolo de salud, bienestar y riqueza cultural.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

Esta dieta se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales (pan, pasta, arroz, verduras, legumbres, frutas, frutos secos…), el aceite de oliva como fuente principal de grasa, el consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos y huevos, y el vino consumido con moderación generalmente durante las comidas.