¿Puede el agua con azúcar quitar las agujetas?

29 mayo, 2015 por Redacción FIAB Dejar una respuesta »

FM-cabecera11

  • Las agujetas se producen por unas micro roturas fibrilares del músculo que dan lugar a una inflamación posterior que es lo que produce dolor
  •  Algunos métodos para evitar las agujetas son: un buen calentamiento e ir regulando la intensidad del ejercicio

Las visitas al gimnasio aumentan de forma considerable de cara a la llegada del verano. Una práctica muy sana que, sin embargo, puede acarrear consecuencias molestas como son la aparición de las temibles agujetas si no tomamos alguna medida previa. Uno de los remedios caseros más extendidos para acabar con estos dolores musculares siempre ha sido consumir un vaso de agua con azúcar, un consejo que, sin embargo, no funciona como se pensaba y ha pasado a formar parte de uno de los falsos mitos más populares.

En primer lugar, para acabar con este mito, hay que recurrir al origen de las agujetas. Hasta el momento, según advierte Carolina Muro, Directora de la Unidad de Nutrición de FIAB, “la aparición de éstas estaba relacionada con la cristalización del ácido láctico en el músculo. Sin embargo, las diferentes investigaciones han demostrado que estos dolores musculares de origen retardado nada tiene que ver con este motivo”.

Precisamente éste es una muestra de los falsos mitos que pretende desterrar FIAB, con la ayuda de varios expertos y nutricionistas, a través de la campaña “Licencia para comer”, enfocada a acabar con falsos mitos arraigados en la población sobre determinados alimentos y que tiene su propio espacio en Radio 5 Todo Noticias de RNE.

Beatriz Maroto, investigadora del Grupo ImFine del Instituto Nacional de Educación Física de la Universidad Politécnica de Madrid, define lo que son realmente las agujetas: Son ese dolor que hemos tenido todos alguna vez después de realizar ejercicio y se ha demostrado que lo que realmente sucede es que se producen unas micro roturas fibrilares del músculo que dan lugar a una inflamación posterior que es lo que produce dolor”. Por tanto, ¿de dónde procede la idea errónea de que una mezcla de agua con glucosa puede ayudar a disminuir la inflamación de nuestros músculos? La investigadora deportiva aclara que este pensamiento tan común proviene de relacionar la aparición de las agujetas con el ácido láctico, ya que en el caso de que se cristalizara en el músculo, la idea de tomar agua con azúcar podría reducirlas.

Los expertos coinciden en que no existe una fórmula mágica para eliminarlas pero sí recomendaciones que ayuda a evitarlas: “Si queremos prevenir las agujetas hay que hacer un buen calentamiento antes del entrenamiento. Si llevamos mucho tiempo sin hacer ejercicio físico o no lo hemos hecho nunca, lo mejor es empezar con un ejercicio suave de baja intensidad e ir aumentándolo poco a poco hasta que nuestro cuerpo se adecue al ejercicio” aconseja la investigadora del grupo InFine.

Independientemente de la intensidad del ejercicio, Carolina Muro, recuerda que una alimentación equilibrada y una correcta hidratación tanto antes como después de realizar cualquier ejercicio físico, independientemente de su intensidad, es fundamental y con mucha probabilidad reducirán la intensidad de esas inflamaciones que llamamos agujetas. No obstante, si seguimos todos estos consejos y no podemos evitar sufrir las agujetas, existen métodos para reducir sus efectos.

En este sentido, la experta deportiva nos desvela alguno de estos antídotos, que nada tienen que ver con el agua con azúcar. “Lo más recomendable es reposar. En los casos más agudos, también se puede tomar antinflamatorios no esteroideos. Los masajes también pueden ser beneficiosos para que estas desaparezcan. Incluso existe la teoría de que hacer ejercicio físico del mismo tipo que las provocó  aumentará el riego sanguíneo en la zona y un mayor aporte de nutrientes al músculo, por tanto la recuperación será más fácil”.

En conclusión, realizar cualquier tipo de actividad física es muy importante para nuestra salud, pero es fundamental hacerlo con moderación. Un buen calentamiento y una actividad física acorde a nuestras capacidades pueden ser una buena opción para evitar las agujetas.

En los últimos años han calado en la opinión pública falsos mitos sobre la alimentación que no tienen base científica. FIAB y RNE han puesto en marcha “Licencia para comer”, un microespacio informativo donde, con la ayuda de expertos, se desmontarán estas falsas creencias. Podrás escucharlo los martes en Radio 5 (16.55h) y los miércoles (1.45 a.m.). Además, estaremos en las agencias, las redes sociales y www.infoalimenta.com. ¡Súmate a la alimentación con cabeza!

Publicidad

1 comentario

  1. Simeyco dice:

    Nos encantan tus post. Algunas teorías populares sobre la alimentación que nos han llegado de nuestros abuelos/as no tienen mucho rigor científico. Hoy, gracias a la medicina y las nuevas tecnologías conocemos nuestro cuerpo más a fondo y podemos sacar conclusiones más científicas.

Deja un comentario