La OMC admite que Filipinas discrimina con sus impuestos a las bebidas espirituosas

8 septiembre, 2011 por Redacción FIAB Dejar una respuesta »

En estos días hemos tenido conocimiento de que la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha emitido un informe por el que reconoce que el régimen de impuestos filipino sobre las bebidas espirituosas procedentes de la Unión Europea y Estados Unidos es “discriminatorio”. De este modo, tanto la OMC como la Comisión Europea instan al gobierno de dicho país a tomar medidas para remediar esta situación y poner fin al litigio comercial que les enfrenta desde hace años.

Una grata noticia que ha sido bien acogida tanto por el sector de bebidas espirituosas como el del brandy de Jerez. No en vano, España en el primer exportador de esta bebida alcohólica a Filipinas. En concreto, el brandy de Jerez está gravado con un impuesto que varía entre el 1.000 y el 4.000 por ciento medida que, según calcula la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), causa al sector unas pérdidas anuales de 35 millones de euros.

Apoyo y satisfacción por parte de la industria y de las administraciones públicas españolas

La administración española ha estado apoyando en todo momento al Brandy de Jerez en este litigio, tanto desde el ámbito de Comercio como desde la diplomacia, principalmente a través del embajador de España en Filipinas, el jerezano Jorge Domecq.

Por otro lado, la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), también ha mostrado su apoyo y satisfacción por la resolución. Según declaraciones del director de la organización, Bosco Torremocha, al diario económico CincoDías la resolución recientemente conocida es un primer paso para conseguir un “aumento exponencial de las exportaciones españoles de brandy en Filipinas y supone un gran avance para recuperar la competitividad de las empresas de bebidas espirituosas que comercializan sus productos allí”.

Un litigio con más de 6 años de historia

El pasado 7 de julio, el Consejo Regulador de Denominación Específica del Brandy de Jerez, a través de su presidente, Evaristo Babé, adelantaba en rueda de prensa que la Organización Mundial del Comercio (OMC) iba a exigir a Filipinas que cambiara su régimen de impuestos sobre las bebidas espirituosas extranjeras.

No se trata de un problema actual. El Consejo Regulador lleva más de seis años luchando por este cambio. El Brandy de Jerez es la bebida espirituosa internacional más importante en Filipinas, con una importación de unos ocho millones de botellas al año, siendo su segundo mercado, tras el español. Cabe destacar que Filipinas firmó, como la mayoría de los países del mundo, el Tratado de la OMC por el cual no se pueden hacer discriminaciones entre productos nacionales e internacionales. Pero la realidad es que, a día de hoy, una botella de Brandy de Jerez paga 40 veces más impuestos en dicho país que una de brandy local.

Según declaraciones del propio Babé, “el mercado total de brandy local, producido en Filipinas, es de 150 millones de botellas, con lo que nosotros tenemos ahora una cuota de mercado del 5%. Si se modifica la fiscalidad nuestras posibilidades de crecimiento son muy altas”.

Próximos pasos

El informe emitido por la OMC deberá ser adoptado en un plazo de 60 días por el Organismo de Resolución de Disputas de la organización. No obstante, y según ha anunciado el subsecretario de Comercio Exterior de Filipinas, Adrián Cristóbal, su gobierno está estudiando la resolución con la intención de “presentar un caso sólido en el proceso de apelación”. Este hecho podría dilatar la resolución definitiva del conflicto.

Publicidad

Deja un comentario